“… Es sumamente cierto, por tanto, en este arte, que esta alma extraída de los cuerpos no puede hacerse ascender, sino añadiendo una materia volátil, que es de su propia clase, por la que los cuerpos serán hechos volátiles y espirituales, elevándose, sutilizándose y sublimándose, contrarios a su propia naturaleza, que es corporal, pesada y ponderosa.
 
Y por estos medios son descorporeizados, o hechos sin cuerpo, es decir, incorpóreos, y una quintaesencia de la naturaleza de un espíritu, que es llamada “avis hermetis” y “mercurius extractus”, extraída de una materia o sujeto rojo. Y así las partes terrenales o terrestres permanecen abajo, o más bien las partes más groseras de los cuerpos, que no pueden ser llevadas a una perfecta disolución por industria o ingenuidad alguna del hombre.
 
Y este vapor blanco, este oro blanco, es decir esta quintaesencia, es también llamada la magnesia compuesta, que, como el hombre, contiene o está compuesta de un cuerpo, un alma y un espíritu.”
 
 
Artefio – El libro secreto
 
 

GEGO – Reticulárea cuadrada – 1972

GEGO – Esfera – 1976

GEGO – Ocho cuadrados – 1961

Gego (Gertrudis Goldschmidt) 1912-1994

Desde Alemania, esta destacada artista llegó a Venezuela donde desarrolló un trabajo de apariencia sutil pero de fuertes planteamientos.  Dotó a sus obras de la matería volátil necesaria para formar la más pura y sublime quintaesencia que hubiera visto el arte latinoaméricano hasta ese entonces.   Reformó el plano a través de articulaciones ligeras y desestructurantes que se transformaron en la magnesia compuesta, el oro blanco que alimenta hasta hoy, el cuerpo, el alma y el espíritu de quien las ve.
 

GEGO – Sin título – 1963

GEGO – Tejedura 89-13 – 1989

Anuncios