Archivos para la categoría: POESÍA

En el fluir del río cuando los peces saltan nuestro universo danza,
en el sutil mecer de una hoja que cae,
o a la velocidad de la luz con los planetas que persiguen su estrella,
como esplendor energizante en cada gota que revienta con la ola,
es un giro,
es un salto, es el ritmo,
la música viva, es la montaña con su baile milenario,
el latido de la flor que peregrina expulsa sus semillas
al compás infinito del éter…

Edgar Degas, Yellow Dancers In the Wings-1874-76

Edgar Degas, Yellow Dancers In the Wings

Edgar Degas, Two Dancers-1898-99

Edgar Degas, Two Dancers

Edgar Degas, The Star-1879-81

Edgar Degas, The Star

Edgar Degas, The Russian dancers-1895

Edgar Degas, The Russian dancers

Edgar Degas, Swaying Dancer-1877-79

Edgar Degas, Swaying Dancer

Edgar Degas, Dancers-1884-85

Edgar Degas, Dancers

Edgar Degas, Dancer-1874

Edgar Degas, Dancer

Edgar Degas, Dance Class-1873-76

Edgar Degas, Dance Class

Edgar Degas, Blue Dancers-1890

Edgar Degas, Blue Dancers

Edgar Degas, Ballerinas-1899

Edgar Degas, Ballerinas

Edgar Degas, Ballerinas-1880

Edgar Degas, Ballerinas

Edgar Degas, Arabesque -Modeled 1885-90

Edgar Degas, Arabesque

Edgar Degas, Self_portrait-1850s

Edgar Degas, Self portrait

1. Sólo un relato de una vía
2. queda aún: que es. En ella hay muchísimos signos:
3. que siendo ingénito es también imperecedero,
4. total, único inconmovible y completo.
5. No fue jamás ni será, pues ahora es todo junto,
6. Uno, continuo. Pues, ¿Qué génesis le podrías buscar?
7. ¿Cómo y de dónde ha crecido? No te permitiré
8. decir ni pensar: “de lo que no es”, pues no es decible ni pensable
9. que no es. ¿Qué necesidad lo habría impulsado
10. a nacer, después más bien que antes, a partir de lo que no es nada?
11. De este modo, es necesario que sea del todo o que no sea.
12. Tampoco de lo que no es permitirá jamás la fuerza de la convicción
13. que se genere algo a su lado, en vista de lo cual ni generarse
14. ni perecer le consiente la justicia aflojando las cadenas,
15. sino que lo mantiene sujeto. La decisión respecto a estas cosas reside en esto:
16. es o no es. Pero se ha decidido ya, como es necesario,
17. abandonar una impensable e innombrable (pues no es
18. una vía verdadera) y tomar la otra que es y es veraz.
19. ¿Cómo podría ser después lo que es? ¿Cómo podría generarse?
20. Porque si se generó, no es, ni si ha de ser alguna vez.
21. De este modo, la génesis se apaga y el perecer se extingue.
22. Ni es divisible, pues es todo homogéneo.
23. Ni hay más aquí, lo que le impediría ser continuo,
24. ni hay menos, sino que todo está lleno de lo que es.
25. Por ende, es todo continuo, pues lo que es está en contacto con lo que es.
26. Además, inamovible dentro de los límites de grandes ataduras,
27. no tiene comienzo ni término, puesto que la génesis y el perecer
28. han sido apartados muy lejos: los rechazó la convicción verdadera.
29. Permaneciendo idéntico y en el mismo (sitio), yace por sí mismo,
30. y así permanece estable allí mismo, porque la poderosa Necesidad
31. lo mantiene sujeto dentro de las ataduras del límite que lo cerca,
32. puesto que no es lícito que lo que es, sea incompleto.
33. Pues es no-indigente; si no fuese así, carecería de todo.
34. Lo mismo es pensar y el pensamiento de que es.
35. Porque sin lo que es, cuando ha sido expresado
36. no hallarás el pensar; pues ninguna otra cosa es ni será
37. aparte de lo que es, ya que el Destino lo ató
38. para que sea un todo e inmóvil. Por ello es (mero) nombre
39. todo aquello que los mortales han establecido convencidos de que es verdadero:
40. generarse y perecer, ser y no ser,
41. cambiar de lugar y mudar de color resplandeciente.
42. Además, puesto que hay un límite extremo, está completo
43. desde toda dirección, semejante a la masa de una esfera bien redonda,
44. igualmente equilibrada desde el centro en toda dirección; pues no es correcto
45. que sea algo más grande ni algo más débil aquí o allá.
46. Pues no existe algo que no sea que le impediría llegar
47. a su semejante, ni existe algo que sea de modo que
48. de lo que es, haya aquí más y allá menos, porque es del todo inviolable.
49. Por ende, siendo igual desde toda dirección, alcanza uniformemente sus límites.
50. Con esto concluyo para ti el confiable razonamiento y el pensamiento
51. acerca de la verdad; a partir de aquí aprende las mortales opiniones
52. escuchando el orden engañador de mis versos.
53. En efecto, establecieron dos formas en sus mentes para nombrar (las),
54. de las cuales una no es correcto nombrar -en esto se han extraviado-
55. y dividieron su cuerpo en sentido contrario y les asignaron signos
56. separados los unos de los otros: a una el fuego etéreo de la llama
57. que es sutil, sumamente leve, del todo idéntico a sí mismo,
58. pero diferente de lo otro; pero también esto en sí mismo
59. es por el contrario noche ignorante, de cuerpo denso y pesado.
60. Todo el ordenamiento verosímil te lo declaro yo a ti
61. de modo que jamás te aventaje mortal alguno con su parecer.

Peri Pýseos 480-475 aC, Parmeneides de Elea

Perséfone y HadesPerséfone y Hades

 

El universo es inmóvil.

Y en él todo existe, todas las posibilidades, todas las edades, los pasados y los futuros conviven y se trenzan entre ellos interminablemente, creando la ilusión de movimiento, de tiempo y espacio.

Creando experiencias.

A través de nuestra vida nos vestimos con distintas tramas que configuran nuestra existencia y definen personalmente los límites de lo verdadero. En cada instante emprendemos un viaje en la nave estelar de nuestra consciencia, de realidad en realidad, creando cada vez un pasado y un futuro coherentes.

Nuestra consciencia, aquella maravillosa nave que nos lleva siempre exactamente donde debemos estar, aquella nave que conducimos diariamente con capacidades infinitas listas para despertar. Para aprender a conducirla solo necesitamos una llave:

Dominar nuestro Estado de Ser.

….

Juan Luis Martinez

NUEVAS INVESTIGACIONES SOBRE LAS BURBUJAS EN LA SUPERFICIE DEL CAFE CONTENIDO EN UNA TAZA

1. Cada burbuja sobra la superficie del café contenido en una taza es simplemente la suma de sus cualidades y estas cualidades existen sólo como una construcción de la conciencia, una estructura de símbolos convencionales creada por nuestros sentidos.

2.  Dado que el universo carece de un centro, usted puede imaginar un plano infinito que lo corte en cualquiera dirección a través de cualquier punto. El punto elegido deberá ser una burbuja de café en el instante de integrarse al infinito.

3.  EL ESPACIO de cada burbuja no tiene realidad objetiva, excepto como relación entre el objeto-taza y el objeto-café que percibimos. EL TIEMPO de cada burbuja no tiene tampoco existencia aparte del conjunto de hechos que empleamos para medirlo.

4.  Las burbujas integradas al infinito sólo podrán desaparecer en el instante en que se detengan todos los procesos de la naturaleza: “entropía máxima” (PROCESOS IRREVERSIBLES según la Segunda Ley de la Termodinámica)

La nueva Novela – Juan Luis Martínez
1971

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Venía hacia mí por la sonrisa
Por el camino de su gracia
Y cambiaba las horas del día
El cielo de la noche se convertía en el cielo del amanecer
El mar era un árbol frondoso lleno de pájaros
Las flores daban campanadas de alegría
Y mi corazón se ponía a perfumar enloquecido

Van andando los días a lo largo del año
¿En dónde estás?
Me crece la mirada
Se me alargan las manos
En vano la soledad abre sus puertas
Y el silencio se llena de tus pasos de antaño
Me crece el corazón
Se me alargan los ojos
Y quisiera pedir otros ojos
Para ponerlos allí donde terminan los míos
¿En dónde estás ahora?
¿Qué sitio del mundo se está haciendo tibio con tu presencia?

Me crece el corazón como una esponja
O como esos corales que van a formar islas
Es inútil mirar los astros
O interrogar las piedras encanecidas
Es inútil mirar ese árbol que te dijo adiós el último
Y te saludará el primero a tu regreso
Eres sustancia de lejanía
Y no hay remedio
Andan los días en tu busca
A qué seguir por todas partes la huella de sus pasos
El tiempo canta dulcemente
Mientras la herida cierra los párpados para dormirse
Me crece el corazón
Hasta romper sus horizontes
Hasta saltar por encima de los árboles
Y estrellarse en el cielo
La noche sabe qué corazón tiene más amargura

Sigo las flores y me pierdo en el tiempo
De soledad en soledad
Sigo las olas y me pierdo en la noche
De soledad en soledad
Tú has encendido la luz en alguna parte
¿En dónde? ¿En dónde?
Andan los días en tu busca
Los días llagados coronados de espinas
Se caen se levantan
Y van goteando sangre
Te buscan los caminos de la tierra
De soledad en soledad
Me crece terriblemente el corazón
Nada vuelve

Todo es otra cosa
Nada vuelve nada vuelve
Se van las flores y las hierbas
El perfume apenas llega como una campanada de otra provincia
Vienen otras miradas y otras voces
Viene otra agua en el río
Vienen otras hojas de repente en el bosque
Todo es otra cosa
Nada vuelve
Se fueron los caminos
Se fueron los minutos y las horas
Se alejó el río para siempre
Como los cometas que tanto admiramos
Desbordará mi corazón sobre la tierra
Y el universo será mi corazón.

Balada de lo que no Vuelve
Vicente Huidobro
 
Conócete a ti mismo.
– Explora nuevas perspectivas
Quieres cambiar tu mundo?
– Explora nuevas perspectivas
Amplía tus horizontes.
– Explora nuevas perspectivas
Crea infinitos universos.
– Explora nuevas perspectivas
 
Viajando por las distancias el observador se hace parte de lo observado
y todos los tamaños son siempre el mismo, un instante en la mirada.
 
 

Volcán Manam, Papúa Nueva Guinea

Volcán Grimsvotn, Islandia

Río Delta, Islandia

Volcán Shivelich, Rusia

Volcán Cordón Caulle, Chile

Monte Hekla, Islandia

Monte Fuji, Japón

Desierto de Namibia, Namibia

Cataratas del Iguazú, Brasil y Argentina

El mundo es una esfera de cristal,
el hombre anda perdido si no vuela
no puede comprender la transparencia.
Por eso yo profeso
la claridad que nunca se detuvo
y aprendí de las aves
la sedienta esperanza,
la certidumbre y la verdad del vuelo.
“El Vuelo”, Pablo Neruda
 
 

He visto a Raúl Zurita.

Lo he visto hablando desde lo más alto que los lugares comunes le permiten. Parece haber vivido una vida antes sólo para reflexionar… dedicando ésta a comentar sus conclusiones.  Un poeta que abraza la vida en su grandeza y sus detalles, siempre con la misma intensidad.  “En nuestros pobres cuerpos caben y están las cosas más alucinantes”.

Quizás es su formación como ingeniero la que le brinda esa claridad y ese análisis puro a flor de piel.  Como si fuera evidente que es “la humana conciencia de la muerte la que hace urgente al amor” o que las palabras son el último y sublime intento por eliminar el espacio que nos separa de lo eterno ya que “el amor mismo es más grande que la palabra amor”. Evidente para él, quien desde su plano abstracto logra una perspectiva que le facilita la observación.

Su obra viaja desde aquel espacio atemporal en que es concebida hacia las más altas esferas y luego desciende transparente a impregnarse en nuestra superficie.

No nos hemos perdido

No nos hemos perdido.
Infinitas batallas nos preceden,
incontables cadáveres hinchándose
sin fin bajo las lluvias
y músculos y tendones rotos emergiendo
como sueños entre los botones de tierra.
Nos preceden veraces campos,
fértiles trigales abonados sólo con sangre,
siglos enteros labrados a destiempo,
generaciones igual que árboles quemándose
en la tormenta.
Pero nosotros no nos perdimos.

Entre las luces de las estrellas
que no llegaron a destino y los ojos húmedos
que chirriaron ardiendo en las antorchas
Entre las cenizas de los cuerpos
aún pegadas a los muros
Entre los mares derrumbándose
y las falsas Ítacas refulgiendo frente a Nadie
Nosotros no nos perdimos.

Miles de otras naves nos esperaban
Océanos de muertos nos querían llevar consigo
Sirenas como racimos nos llamaron con su canto
Pero nosotros no nos perdimos.

Y por eso ningún cadáver
ni ningún grumo de sangre
que cantó cuajado en el hueso
ni ningún tendón roto vendido en el canasto
ni ningún amanecer asombrado entre los verdugos
ni ninguna ruina ni naufragio
dejó de encontrar el cielo
que es nuestro y es de todos.

Porque nos encontramos no sucumbió la eternidad
Porque tú y yo no nos perdimos
ningún cuerpo
ni sueño ni amor fue perdido.

Acerca de la intensidad en el arte, Zurita plantea la necesidad de buscar el extremo, de llegar a expresar el máximo, lo imposible, desmarcarnos de nuestras limitaciones, cual Dante al escribir la Divina Comedia, con ese anhelo solitario de querer oír de su amada las palabras que la vida y la muerte le negaron, como si no fuera el mismo quien las escribe.

“Hasta que finalmente no haya cielo sino Desierto de Atacama, y todos veamos entonces nuestras propias pampas, fosforescentes, carajas, encumbrándose en el horizonte”

Luego de su última publicación, Zurita, manifestó haberse quedado en blanco, un blanco de paz, de calma, de meta.  Aún así algo me dice que volveremos a oír de el, ya que la creación, cual partitura, necesita de silencios, pero es un trabajador incesante y a tiempo completo. Y ya lo ha dicho el propio poeta: No hay domingos para la vaca.

Cuánto más grande o más pequeño

es un átomo que mi alma en este instante ?

cuánto mide realmente la llanura

extensiones…. o el tamaño de esa foto?,  aquella capturada en arrebol

cuando el sol fuera inmenso y a la vez

lo recogí junto a una piedra

que luego lancé al mar.